miércoles, 15 de abril de 2009

EL CÌRCULO VICIOSO DE LA POBREZA

La pobreza y especialmente la indigencia es un círculo vicioso.
Cuando un niño crece con ella, difícilmente se puede imaginar una vida distinta. Se convierte en algo tan natural y tan aceptable, como el aire que respira.
Los programas focalizados de asistencia acompañados de educación son razonablemente eficaces para romper este círculo vicioso.
La asistencia es indispensable, porque una familia en la indigencia no permitirá que sus hijos estudien sino que los empleará como mano de obra.
Pero la asistencia sin la educación que permita al niño tener mejores horizontes termina siendo un desperdicio.
Este es un punto de vista que las autoridades del municipio de Irapuato no deben perder de vista…sobre todo en este año 2009…año electoral.



No hay comentarios:

Publicar un comentario