sábado, 4 de abril de 2009

ALTAR DE DOLORES


El Viernes de Dolores es el viernes anterior al Domingo de Ramos, comprendido dentro de la última semana de la Cuaresma. Antes era costumbre monta un Altar, que se preparaba la víspera y simulaba el calvario de Cristo. Tradición que ha ido perdiéndose con el paso de los años. El altar se hacia colocando un fondo de cortinas de tela morado y blanco, para así recordar la pureza de la Virgen María y al mismo tiempo su dolor. En las mesas donde se colocaba el Altar se utilizaban manteles blancos y veladoras y cirios pascuales bendecidos en la misa de gloria. A estos elementos del Altar se agregaban los trigos sembrados 15 días antes y que se habían conservado en un lugar oculto de la luz para que no se pusieran de color amarillo. Los trigos representan a Jesús y María. Por lo general, el altar se colocaba en la entrada principal de las casas para que la gente pasara a visitarlo. La tradición marca que en cada casa donde se colocaba el altar, se respondía a la pregunta de los visitantes: “¿Aquí lloró la Virgen? ò ¿Ya lloró la Virgen?”, dándoles un vaso de limonada que se adornaba con chía, que representa las lágrimas que la Virgen lloró en ese día ò la sabrosa, y muy refrescante agua fresca de verdura representativa de Irapuato, hecha con la mezcla de: naranja, plátano, manzana, betabel, lechuga finamente picada, agua fría, azúcar al gusto y canela molida.
En algunas otras, por tradición, se repartía helado de limón ò también se acostumbraba obsequiar dulce de chilacayote elaborado con piloncillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario